sábado, 17 de mayo de 2008

Cuatro Categorias Discursivas


El discurso es vulnerable a la manipulación en la medida que posee autoconsistencia y bien delimitada existencia. Esto le permite, de forma simultánea, una unidad ontológica, una preditcibilidad de uso y una libertad para insertarse en múltiples gramaticas de uso. Es como un martillo. La existencia efectiva de un martillo es impredecible en tanto hace parte de un entorno impredecible, sin embargo su autoconsistencia y nítida delimitación hace que su existencia abstracta se presente como arma efectiva. Si bien esta vulnerabilidad lo hace potencialmente apolítico, igualmente le confiere una cualidad de objetividad, es esta la objetividad de la técnica. Si deseamos blindar, asegurar el contenido político del discurso abstracto, hacerlo inmune a la manipulación, debemos atacar alguna de estas características. Al atacar la autoconsistencia, se diluye la unidad ontológica del discurso, nos quedamos con una colección esquizofrénica de elementos cuya existencia efectiva esta sujeta a la tradición pura. Si decidimos atacar la nítida delimitación del discurso abstracto, tenemos dos estrategias a seguir: i) atacar la finitud del objeto del discurso, lo que conlleva al discurso cosmológico, y ii) atacar la nitidez de la delimitación, lo que nos lleva a los discursos ó teorías abiertas. Estas 4 cualidades potenciales del discurso se constituyen en elementos de análisis. Los discursos, al presentar en mayor o menor grado una combinación de estas cualidades, determinan su función y devenir social.
Publicar un comentario